La cadena de la vida

 


 

La vida es una cadena muy corta,

de eslabones que relucen al sol.

Cada nexo, una idea que importa,

y su fin, el mismísimo seol.

 

Rompe las cadenas que me atan,

vuelve a prenderme con las de tu amor.

Ya no temeré simples temores que matan,

entre tus brazos se me olvidó lo qué es el dolor.

 

Si has de dejarme, jamás lo hagas sin luchar.

Si has de olvidarme, mi olvido será tu propia soledad.

Si renuncias a la efímera cadena de la vida,

solo el amor disipará la diamantina realidad.

 

Se aleja tu barco entre sedas de niebla,

llevándose a bordo mi alicaída cadena.

Mis amilanadas rodillas tocan tierra, mi alma se quiebra,

mi propio aliento es el único que sepulta mi pena.

 

Mi vida fue una cadena muy corta,

de eslabones que rehuyeron del sol.

Desde que me dejaste ya nada importa.

Sin ti, mi fin fue el mismísimo seol.

 

 

 

Poema selecionado en la web "centropoético".

 

 

 


Escribir comentario

Comentarios: 0